¿Y tú para qué entrenas?

¿Para ser mejor en tu deporte? ¿para ser mejor en el día a día? ¿para verte bien? ¿o sólo porque te gusta?

Yo lo tengo claro, entreno para saber cuál es mi límite.

Pero no ha sido así siempre. Desde que dejé de practicar kárate, estuve una temporada muy larga entrenando para verme mejor (como la inmensa mayoría de personas que llenan los gimnasios o los boxes de crossfit). Pero tras unos meses en CrossFit mi mentalidad cambió, ya no me importaba verme delgada, tonificada, musculada… lo único que me importaba era ser mejor que el día anterior.

Quería hacer ese ejercicio que no podía, levantar más kilos, correr más rápido, ser más resistente. Quería ser mejor en mi día a día.

Porque, no nos engañemos, está muy bien lucir un cuerpo esculpido por Miguel Ángel en la playa. Pero está mejor aún cargar con la compra sin que duela nada y sin cansarnos, cargar a tu hijo sobre los hombros durante una hora sin resentirte, pasarte 8 horas en la silla de la oficina sin que duela la espalda, abrir un bote de verdura como si nada, o levantar el sofá con una mano para recoger 5 céntimos (vale, igual aquí me he pasado jejejej).

Esta transición, poca gente la entiende o la asume. Principalmente porque vivimos en una sociedad que valora lo estético por encima de cualquier otra virtud, porque continuamente nos bombardean con mesajes sobre «cómo» hay que estar o sobre lo que es sano, saludable y divertido.

¿Nunca te ha dicho alguien, frito y cubata en mano, que lo de tomar proteínas te está dañando el riñón?
¿Nunca te han dicho que te estás poniendo fuerte y que no le vas a gustar a nadie?
¿Nunca te han dicho que no puedes? Que eso del crossfit es para locos, que es lesivo, que hay que estar muy preparado.

Por eso no es fácil dar ese paso y preguntarse ¿para qué entreno? ¿únicamente para verme mejor?

Y tú ¿por qué entrenas?

Comment 1

  1. ruben
    23 junio, 2016

    Yo entreno porque me gusta ponerme a prueba cada dia, ver hasta donde puedo llegar, hasta donde mi cuerpo y mi mente me pueden llevar. Hace unos pocos años estaba tumbado en un sofa y ahora soy capaz de estar 6 horas ininterrumpidas haciendo deporte. Para mi ha supuesto un cambio radical en mi vida. Ahora el deporte es el pivote central sobre el que gira mi vida, tanto profecional como de ocio y soy el tio mas feliz del mundo!

Write a comment